Balance/2015

Sin lugar a dudas, el leit motiv del 2015 fue el cambio y nuestra institución no estuvo exenta a ese movimiento. Comenzamos a transitar este agitado 2015 con un cambio en la Coordinación de PFE y el Ropero Solidario; la renovación de algunos miembros de la Comisión Directiva; la creación de dos nuevas áreas que nos permitirían crecer: Desarrollo Institucional y Jóvenes Voluntarios; y el interesante movimiento que se provoca ante el ingreso de nuevas voluntarias.

En febrero el calendario nos asustaba, pero también presagiaba que de salir todo bien, este 2015 no pasaría como un año más para nuestra institución.

Por eso decidimos encarar el año con ese apasionamiento que tanto nos caracteriza y del cual a veces renegamos. Pero es que estamos convencidas que fue la pasión (con la que trabajamos, con la que hacemos, con la que nos relacionamos y con la que vivimos) la que nos permitió sumar una nueva escuela a nuestro Programa Bibliotecas; sólo así convencimos a Peñón del Águila que era una buena idea viajar con 125 adolescentes a La Cumbre; por la pasión hay 24 universitarios que terminan el año sin materias libres o finales que rendir…

Hacer un anuario implica sentarse a pensar en todo lo hecho en el año que pasó. Recolectamos momentos, acopiamos imágenes y palabras y en cada una de estas páginas esperamos que puedan vislumbrar los vestigios de ese hacer apasionado y apasionante.

Acá está nuestra pasión. Estos son nuestros programas; los logros de los chicos; esta es la condensación de la fe que tenemos en la educación como motor de cambio.

GRACIAS por apasionarse y dejarnos apasionarlos en este 2015. Por ustedes, por la educación y por la pasión en el hacer cotidiano, ¡SALUD!

Para ver el archivo: Anuario/2015

Se han cerrado los comentarios