La educación ES LA CLAVE


Compartimos dos notas publicadas en el Diario El Milenio publicadas el sábado 28 de julio.

Luisa Ruiz Moreno, Tesorera e Inés Zinny, Coordinadora del Programa de Becas Escolares y Universitarias de La Liga; realizaron una breve reseña de los orígenes de la Asociación y los programas que llevan a cabo con resultados más que alentadores para la comunidad educativa.

El Milenio: ¿Cómo y por qué nace La Liga?

Luisa Ruíz Moreno: La institución existe desde 1999. Empezó a raíz de una inundación muy grande que hubo en ese momento y que dejó varios barrios anegados por mucho tiempo. No hubo apoyo provincial, ni municipal
municipal para sacar a flote la realidad de las familias que quedaron en situación de emergencia: no tenían abrigo, no tenían comida, no tenían casi nada. Entonces, un grupo de vecinos, desde La Calera hasta
Unquillo, se juntaron para armar una Liga Solidaria.

EM: ¿Qué acciones solidarias realizaba La Liga en las comunidades afectadas por la inundación?

LRM: Hacíamos desde hornos de pan en distintos barrios, hasta cursos para criar conejos… Uno pensaba, si se hace el horno de pan, comen el pan y a su vez hacen empanadas y las venden. Buscamos alternativas: no fueron ni suficientes ni eficaces, tenemos que decir la verdad. Y luego con el tiempo pudimos ver que todos los problemas que en ese momento se detectaron se solucionaban con educación. Es decir, vos
de la pobreza no salís de otra forma que no sea a través de la educación. Y entonces, ahí fue donde la Liga fue variando su accionar.

EM: ¿Cómo se conforma actualmente La Liga? ¿Cómo se financia?

LRM: Se conformó como una sociedad civil, y tiene una comisión directiva con presidenta – actualmente Carolina Vázquez y vicepresidenta.

Inés Zinny: Los programas se financian a través de padrinos individuales o corporativos. Tenemos gente que aporta dinero desinteresadamente. También se recaudan fondos a través de un evento anual que organizamos, siempre con una orientación cultural, artística o educativa. Por otra parte contamos con un ropero solidario –de ropa donada- que se vende a muy bajo costo y que abre los miércoles a la mañana
de 10 a 12 horas. También hay ferias con fechas específicas, y de hecho, la próxima es el 11 de Agosto.

EM: ¿Con los fondos recaudados llevan adelante los programas de la Asociación?

IZ: Los programas se auto-sustentan a través de los padrinos que sostienen a los becados; salvo el de la biblioteca. Tenemos tres: un programa de biblioteca que funciona en este momento en cuatro escuelas primarias públicas de menores recursos de la zona, el programa de becas a nivel secundario y otro a nivel universitario. A nivel secundario, realizamos un seguimiento mensual; que les sirve para orientarse. Muchas veces lo chicos lo que tienen, es que les va mal porque no saben a dónde ir o cómo hacer, entonces en ese seguimiento les ayudamos a ver cómo tienen que hacer si les fue mal en lengua, por qué, a dónde ir, a qué maestra particular; por qué no dejarse estar. Y además, se les da técnicas de estudio, se los organiza, se revisan las carpetas, es como un aprendizaje bastante íntegro.

TRABAJO EN RED
La Asociación Civil Liga Solidaria Colón, es una de las nueve entidades de la Red Cimientos; una organización sin fines de lucro que fue creada por un grupo de profesionales con la convicción de que la educación es la herramienta por excelencia para superar el vínculo vicioso de la pobreza- falta de capacitación- exclusión social. De allí nació el Programa de Becas Escolares que implementa acciones
destinadas al apoyo de la trayectoria escolar de grupos en situación de vulnerabilidad.

Fundación Agrupar (Goya, Corrientes), Fundación Anpuy (Salta), Fundación Brazos Abiertos (Posadas,
Misiones), Cimientos (Buenos Aires), Asoc. Civil PIFF (Formosa), Asociación Civil Demos, Capacitación y Apoyo (Resistencia, Chaco) y Fundación León (San Miguel de Tucumán), componen la Red Cimientos en todo el país a la que se le suma Espaço da Criança Anália Franco – Pindamonhangaba (San Pablo, Brasil).

En diciembre del año 2003, el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación declaró de Interés Educativo los Programas de Becas y Apoyo a Escuelas, desarrollados por Cimientos y en Agosto del año 2007, el Ministerio de Educación de Córdoba declaró de Interés Educativo al Programa de Becas Escolares Cimientos (Res. 728/07)

PROPUESTA
Por una igualdad de oportunidades Implementación de un sistema de becas secundarias y universitarias en crecimiento. Se le sumaría un programa de salida laboral para estudiantes de sexto año.

Actualmente la asociación Civil cuenta con tres programas educativos. La biblioteca en escuelas públicas (General San Martín, Atahualpa Yupanqui, Nogal Histórico de Saldán) que poseían el espacio y los
libros pero no funcionaban por no tener personal abocado a esas tareas. En este caso, desde la asociación, se brinda el pago del sueldo a la bibliotecaria que asiste dos veces por semana; con la finalidad de estimular un proyecto de lectoescritura en los alumnos. En cuanto a las becas secundarias, cabe destacar que son 100 las concretadas hasta el momento, con la posibilidad de llegar a 180. Éstas últimas, tienen
la característica de contar con una salida laboral de tres horas de trabajo en empresas.

Los alumnos egresarían con el título de bachiller, pero además, con una experiencia laboral de un año; con remuneraciones mayores a la de la beca. Las becas secundarias son de 130 pesos que por lo general
son utilizados de dos maneras: en la primera etapa del año cubren necesidades escolares -uniforme, cooperadora, libreta, guardapolvos- . En la segunda mitad de año, si el alumno viene al día con las
materias y no necesita profesores particulares, el dinero queda bastante disponible para realizar por ejemplo otros cursos –computación, idiomas, o algún deporte-. Lo fundamental aquí es el proceso
de seguimiento personalizado que reciben los becarios a cargo de jóvenes profesionales -psicólogas y
psicopedagogas-, con reuniones mensuales. Faltas reiteradas, problemas de mala conducta o bajos rendimientos escolares, pueden poner en riesgo la continuidad de la beca. El siguiente nivel de beca se implementó como una continuidad de los 16 egresados secundarios, de los cuáles 11 seguirán carreras universitarias en instituciones públicas. De ellos 6 pertenecen a La Liga y los 5 restantes son
favorecidos por un programa de Banco Galicia que trabaja con la Red. El monto de la beca es de 400
pesos mensuales y el seguimiento profesional se maneja por e-mail, Skype y Facebook, con una reunión anual presencial.

La voz de los becarios

Los alumnos que acceden a las becas llegan a través de un proceso de selección que se implementa por medio de las direcciones de los colegios públicos en donde desarrolla programas la asociación civil.

En primera instancia se realiza una reunión general con todos los chicos que se postulan, luego entrevistas individuales con una trabajadora social, y recién allí quedan seleccionados. La falta de compromiso o los bajos rendimientos escolares son las dos variables más importantes que pueden poner en peligro la continuidad de la beca. Los alumnos no pueden ser repitentes y pueden tener sólo dos
materias previas.

“Me va bien, estudio todo los días. La beca me ayuda a comprar cosas del colegio -libros y útiles- y para la familia es un alivio” (Luisa Guevara – Paulo Freire -1 año de beca).

“Una vez por mes el seguimiento, presentando la carpeta y controlando las notas y las faltas. Charlamos
sobre el tema de las notas bajas. En mi cole hay varios becados. Yo casi pierdo la beca, porque mi mamá se
accidentó y tuvo que pasar mucho tiempo en cama y yo no podía venir a las reuniones mensuales” (Irina
Agüero- 14 años- Raúl Llanos – 2 años de beca).

“He aprendido a administrarme y muchas veces lo tomo como un premio por las buenas notas. Ahorro todo el tiempo. A mi familia los alivia un poquito. Hay un cambio, noto ya porque todavía estoy adentro; pero si me salgo un poquito y lo veo de afuera me doy cuenta que le doy más interés al estudio, seguir interiorizándome en otras cosas, en hacer cursos que a mí me gustan” (Karen Luna- 16 años- Ipem 16
Villa Cornú – 5 años de beca).

“Soy escolta de la bandera, y seguimiento en la liga no me cuesta. He mantenido siempre mis notas”. (Verónica Ayelén Dalmaso Farías- 14 años- IPEM 130 Villa Allende- 1 año de beca).

“El seguimiento está buenísimo, a mi me ayudó “una banda”. Hasta tercero venía re-bien y en 5º casi la
pierdo por las faltas, llegaba tarde mucho al cole y me descontaban la falta. Me ofrecieron la beca para la universidad. Yo estoy estudiando pedagogía en el Cabret. Es el mismo seguimiento, traigo los trabajos que hago al seguimiento. Te controlan y te estimulan bastante. A mí la beca de 400 pesos me ayuda mucho, porque no son los mismos gastos que en secundario; ahora tengo que tener en cuenta la comida, las horas de
cyber y otros gastos cuando me quedo allá” (Paula Correa- 18 años).

8.195 thoughts on “La educación ES LA CLAVE